Abstenerse aracnofóbicos. Australia cría arañas venenosas para investigar antídotos