Brian Pinker, un británico de 82 años: el primero en recibir la vacuna de Oxford y AstraZeneca