Una enorme bola de fuego atraviesa el sur de la Península a 227.000 km/h