Una enorme bola de fuego cruza el cielo de Andalucía y es visible a 400 kilómetros