Un escarabajo que soporta que lo aplaste un coche tiene la clave para crear materiales superresistentes