El futuro de la pandemia se juega en países con muchos contagios y sin capacidad para detectar variantes

La escasa capacidad de secuenciación de África y Asia dificulta la detección de nuevas variantes del virus