Los esqueletos lo confirman: los romanos ya sufrían la contaminación

Los esqueletos lo confirman: los romanos ya sufrían la contaminación