Un estudio afirma que caminar 7.000 pasos al día reduce el riesgo de muerte prematura