Un estudio apunta que la oxidación de las células hace que los ancianos se contagien más

Un estudio apunta que la oxidación de las células hace que los ancianos se contagien más