Investigadores de A Coruña rompen la viga de hormigón más grande del mundo