Si quieres salvar el planeta, deja de enviar emails: contaminan más de lo que crees

Si quieres salvar el planeta, deja de enviar emails: contaminan más de lo que crees