El telescopio Hubble de la NASA capta la explosión y desaparición de una supernova