La invasión del coronavirus: cómo entra en la célula y por qué las mutaciones de delta la hacen tan peligrosa