Un estudio revela que el 'Homo erectus' no era esbelto y ligero, sino compacto, achaparrado y robusto

Un estudio revela que el 'Homo erectus' no era esbelto y ligero, sino compacto, achaparrado y robusto