Una empresa rusa fabrica piel hiperrealista en 3D para dar mayor apariencia humana a sus robots