Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros con fines analíticos y para mostrarte publicidad personalizada (recopilan datos sobre tus gustos y perfil).

Si continúas navegando por el sitio, estás aceptando su uso.

Puedes rechazar la utilización de cookies u obtener más información al respecto en nuestra Política de Cookies

A través de cualquiera de las páginas webs del Grupo tiene la opción de personalizar las cookies tal y como desee.

Cómo ahumar tus platos en casa

  • Restaurantes españoles con estrella Michelin

  • El ahumado es una técnica popular de la cocina creativa que otorga a los alimentos aromas especiales y personalizados

  • El efecto humo de los platos se ha desarrollado hasta el punto de poder aplicarlo a tu propia casa sin dificultad

En esta ocasión, trasladamos una técnica de la cocina creativa y de vanguardia a tus fogones de casa: el ahumado. Gracias a la fusión de la tecnología con la gastronomía, ha surgido el efecto de humo que otorga un aroma especial a los platos de grandes restaurantes. Sin embargo, también puedes lograrlo en casa de manera sencilla y en NIUS te contamos cómo.

Puedes aplicar esta técnica en cualquier tipo de alimentos como carnes, pescados, quesos, verduras e incluso bebidas como cócteles. Conseguir ese efecto de humo es muy sencillo y no requiere de conocimientos muy avanzados, ni grandes inversiones, ya que solo necesitas un ahumador de alimentos. No obstante, debes tener en cuenta algunos detalles que te explicamos a continuación.

En primer lugar, las dos técnicas más comunes para ahumar alimentos son la de ahumar y cocinar a la vez, es decir, en caliente; o ahumar el alimento cuando ya está cocido: en frío.

Ahumado caliente

El ahumado caliente es habitual en las barbacoas para que la carne se cocine y se aromatice simultáneamente. Para ello, se necesita someter el alimento a una fuente de calor como el carbón, para cocinar los alimentos con la quema de la leña para darle el efecto de humo deseado.

Ahumado frío

El ahumado frío se hace a una temperatura mucho más baja, de modo que los alimentos no se cocinan, solamente se aromatizan durante un periodo breve de tiempo. En este caso, la mayoría de los alimentos crudos y ahumados en frío deben ser cocinados después, aunque hay algunas carnes de ternera o los pescados que se pueden consumir crudos. Esto siempre y cuando tengas la certeza de que no tiene organismos perjudiciales para la salud.

Los alimentos que pueden ahumarse en frío y con los que se obtiene un buen resultado son los quesos.

Utensilios que se necesitan para ahumar alimentos en casa

Para ahumar alimentos en casa necesitas, por lo general, solo un ahumador eléctrico, aunque hay otros utensilios opcionales que puedes incorporar al proceso en función del sistema que genera el calor:

Tipos de ahumador

  • De carbón: consiste en un recipiente en el que se coloca carbón al rojo con trozos de leña humedecidos para evitar que se produzca llama. Una vez alcance la temperatura deseada, se introduce el alimento durante el tiempo necesario para su elaboración.
  • Eléctrico: estos son los más recomendables para el uso casero, ya que son muy sencillos de emplear. Existen las llamadas pistolas de ahumar o los ahumadores tipo olla, en los que se ahúman directamente los alimentos y no requieren de un utensilio externo para su uso como la campana.
  • Para la barbacoa: se trata de recipientes que pueden colocarse sobre una barbacoa y que disponen de lo necesario para ahumar pequeñas piezas de carne.

La campana

Las campanas para ahumar suelen estar fabricadas en vidrio de gran calidad que resiste a las altas y bajas temperaturas. Este utensilio permite la entrada de humo, vapor y aromas para ahumar alimentos, pero si no quieres que se te escape el humo antes de servir, suelen incorporar una válvula de inyección con auto cierre de silicona.

Además, las campanas pueden utilizarse como elemento de presentación del plato, levantándolas delante del comensal y dejando escapar el humo.

Serrín

La madera es el elemento fundamental del proceso de ahumado porque consolida el sabor característico. Así, hay diferentes serrines que producen humo con olores distintivos que luego se transferirán a los alimentos y les darán un sabor concreto de ahumado. En este sentido, debes usar siempre aquella madera que aporte el toque de ahumado que más te guste.

Temas