Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros con fines analíticos y para mostrarte publicidad personalizada (recopilan datos sobre tus gustos y perfil).

Si continúas navegando por el sitio, estás aceptando su uso.

Puedes rechazar la utilización de cookies u obtener más información al respecto en nuestra Política de Cookies

A través de cualquiera de las páginas webs del Grupo tiene la opción de personalizar las cookies tal y como desee.

Cómo conservar al vacío

  • Envasar al vacío alarga la vida útil de los alimentos al garantizar un espacio libre de agentes biológicos

  • Te explicamos cómo puedes envasar al vacío en casa siguiendo la técnica tradicional

  • No obstante, si necesitas utilizar esta técnica de forma frecuente, quizás te conviene adquirir una máquina envasadora al vacío

Desde la antigüedad se han buscado distintos métodos de conservación para alargar la vida útil de los alimentos y poder consumirlos fuera de temporada. Entre estos se encuentran las conservas que utilizan productos como salmuera, aceite, vinagre, sal o azúcar y las que se basan en la técnica, como las conservas al vacío.

El vacío elimina el aire del interior de los envases para garantizar un espacio libre de agentes biológicos que pueden ser perjudiciales para la salud y evitar la descomposición de los alimentos. Para hacer este método en casa puedes seguir el método tradicional, sencillo y eficaz, o hacerte con una máquina envasadora al vacío para ganar tiempo.

Cómo envasar al vacío de forma tradicional

Para envasar al vacío en casa al estilo tradicional tan solo debes seguir unos sencillos pasos.

En primer lugar, debes encontrar un recipiente adecuado. Busca tarros de cristal con una tapa metálica de rosca que no contenga restos de óxido. Puedes aprovechar tarros de otros productos para darles una segunda vida como botes de mermelada o de legumbres cocidas.

Después, tendrás que limpiarlos bien y esterilizarlos para eliminar cualquier residuo o bacteria que pueda estropear la comida. Para ello, coloca los tarros sin tapa en una olla grande y cúbrelos de agua por completo. Lleva a ebullición durante unos 10 minutos, sácalos con la ayuda de unas pinzas y deja secar.

Una vez tienes los recipientes listos, toca rellenarlos. Procura no llenar hasta el borde y dejar algo de hueco para que se pueda hacer el vacío. A continuación, cierra el bote con fuerza ejerciendo presión sobre la tapa.

En este momento, tienes dos opciones para conservar al vacío. La primera consiste en dar la vuelta al tarro, de manera que la tapa del bote esté en contacto con la mesa. Se deja en esta posición 24 horas y posteriormente ya se pueden almacenar en una posición normal. Esta opción solo puede hacerse si se rellena el tarro con el alimento en caliente.

La segunda opción se basa en hervir los tarros una vez cerrados. Para ello, introduce los botes en una olla y llénala de agua hasta que los tarros queden completamente sumergidos. Hierve durante 20 minutos y cuando haya pasado este tiempo, apaga el fuego y deja enfriar. Cuando el agua ya esté fría, retira los tarros y guárdalos.

Por último, un truco para comprobar si se ha hecho el vacío es presionar la tapa. Si no se hunde, es señal de que este método de conservación se ha hecho correctamente.

Envasadora al vacío: la alternativa moderna

Si eres un fiel seguidor del batch cooking y te gusta preparar la comida con antelación, seguramente necesites envasar al vacío periódicamente. En ese caso, puede serte útil contar con una máquina envasadora al vacío para ahorrar tiempo.

Estos aparatos eliminan el oxígeno de los envases - que pueden ser bolsas de vacío o fiambreras con una válvula en la tapa - para prolongar la vida útil y calidad de los alimentos. Solo suponen una pequeña inversión inicial y puedes encontrar multitud de modelos tanto en tiendas físicas como en línea.