Cientos de personas posan desnudas para el fotógrafo Spencer Tunick en el desierto de Israel