Un cuadro de Mark Rothko, vendido por 72,5 millones de euros en la subasta de la colección Macklowe