El idilio entre fotógrafos e impresionistas llega al Thyssen

El idilio entre fotógrafos e impresionistas llega al Thyssen