No hay que quedarse quieto ante las obras de Soto que hay en el Guggenheim