El Museo del Prado y WWF reinterpretan cuatro obras maestras para mostrar los efectos del cambio climático