Al Prado le sobran las razones para ser Princesa de Asturias