El Prado despide el bicentenario proyectando sus obras en la fachada de Goya