Un proyecto de arte urbano nos invita a romper el confinamiento sin salir de casa