Un alemán tarda cuatro meses y medio en montar un puzzle de 54.000 piezas, el más grande del mundo