Alec Baldwin apuntaba a la cámara cuando se disparó el arma que mató a la directora de fotografía