Los disturbios de Stonewall y un futbolista gay: los protagonistas de un cortometraje contra la intolerancia