Alerta roja del sector de eventos: artistas, cocineros o periodistas salen del armario pidiendo ayuda