Arqueólogos mexicanos encuentran en una cueva inundada una de la minas de ocre más antiguas de América