Britney Spears consigue que la justicia le deje contratar a su propio abogado