Espectáculos de luces y proyecciones visuales convierten Barcelona en un "laboratorio urbano"