Rosalía y Perales triunfan en unos repartidos premios Grammy Latinos que no bailan reguetón