El 'Hallelujah' del Orfeón Donostiarra, un prodigio de sincronización de voces confinadas