Las estatuas humanas de Las Ramblas de Barcelona, abocadas a su desaparición por la ausencia de turistas