Tres años sin Leonard Cohen, el artista de voz triste que nos hacía felices