La obra de Okuda en el faro de Ajo alumbra la polémica