Manuela, la paciente de un psiquiátrico que contó su vida en unas servilletas de papel