Músicos separados dos metros y por mamparas: así es la vuelta a los ensayos de la Sinfónica de Euskadi