El Mallorca asciende a Primera División y la ciudad se frota las manos

Subir a Primera supone una lluvia de millones