Una atleta bielorrusa denuncia que la obligan a volver a su país y pide ayuda a la Policía japonesa en el aeropuerto