La Policía tuvo que desalojar la plaza de Neptuno por la fuerza tras una noche sin apenas incidentes