Sin distancia de seguridad pero con mascarilla: el recibimiento al Deportivo para un partido que se suspendió