El informe policial revela que Tiger Woods conducía a 130 km/h, el doble de lo permitido, cuando se estrelló