Sánchez asegura que España crecerá un 4,4 por ciento y podría sortear la recesión que ya afecta a Europa

Pedro Sánchez junto al presidente de Corea del Sur