Lo que el algoritmo puede hacer por tu ciudad