La ausencia de la cuestión catalana no es el gran cambio en el discurso de Sánchez: es la irrupción de la revolución digital

La ausencia de la cuestión catalana no es el gran cambio en el discurso de Sánchez: es la irrupción de la revolución digital