Consumimos más cerveza en casa, pero no compensa la que nos bebíamos en los bares

Bebemos más en casa, pero no compensa lo que nos bebíamos en los bares