La cara B del tope al gas: poco ahorro y efecto desigual entre consumidores

La cara B del tope al gas