La inflación anima la marca blanca, que ya supone casi la mitad de la compra

compra